#littlesecretfilm – ‘Piccolo Grande Amore’

Imatge

Título: ‘Piccolo Grande Amore

Año: 2013

Dirección: Jordi Costa

Intérpretes: Ana Bettschen, María José Gil, Eva Marciel, Emilio Gavira, Ignatius Farray, Josué Tarapuez…

Duración: 88 min.

L’importante è finire

En su mesiánico libro ‘Vida Mostrenca‘ (La Tempestad), Jordi Costa empezaba un artículo titulado, curiosamente, ‘Minage à Trois’ hablando de la salida al mercado de el último disco de la cantante italiana Mina Mazzini titulado Nº0 (el recopilatorio homenajeaba a la citada cantante italiana de ojos saltones y leotardos de colores). A lo largo del artículo, el articulista comparaba a la diva con la emergente estrella de la canción Mónica Naranjo basándose en los gritos que emitía en sus canciones. Dicho artículo contenía esta memorable frase: ‘El subsuelo del arte es un laberinto de pasadizos interconectados, en dirección a alcobas donde uno puede participar en el ménage más insospechado‘. Quizás ya se haya dicho todo.

En ese subsuelo del arte del que nos habla el crítico, se encuentran otras tres cantantes (no menos importantes) relacionadas con la era dorada de la canción italiana clásica: Patty Bravo (Eva Marciel), Mia Martini (María José Gil) y Rita Pavone (Ana Bettschen), tres mujeres arrastradas por su pasado (que bien pareces sacadas de una película de Todd Solondz o de una obra de Chéjov), todas ellas trasuntas penitentes de sus homónimas divas. 

Como si de Berberian Sound Studio (Peter Strickland, 2012) se tratase la película adquiere tono muscular y finezza al homenajear a los maestros. Los referentes  transitan entre el giallo italiano de Dario Argento (La Terza Madre, 2007 o Suspiria, 1977) o Mario Bava (Black Sabbath, 1963), – aunque aquí no aparezca ni una gota de sangre, hay un elemento mas doloroso que un cuchillo en manos de un psychokiller: el Amor, es decir, la Destrucción-, el melodrama arquetípico de los años 50 con Douglas Sirk a la cabeza, pasando de puntillas por una Eva Llorach irmavepiana con demasiado maquillaje en los ojos o el Vladimir-y-Estragón español/trasunto chanante del hobo (leoscaraxiano) profeta: un Ignatius Farray hiperbólico y extremo, cuyo repertorio de diálogos y dichas deberían estar recopiladas en un cassette.

De esta manera, Jordi Costa da el do de pecho en este singular homenaje en clave bizarra a una generación nacida a la sombra de grandes hits olvidados, para mas tarde renacer como un vehículo sinfónico (en estilo y forma) de una suerte de conspiración cantada sobre lo que es real y lo que es santo.

A partir de una serie de monólogos (que bien podrían tratarse de un largo de Pietro Germi o John Cassavetes) de las tres actrices principales, el film se erige sobre lo que parece ser una vía de escape en forma de asociación contra la liberación del dolor o del sufrimiento, basta con recordar una de las frases de la película que reza así: ‘La canción no es lo más importante, lo más importante es la vida’. 

El mejor homenaje que se le podría dedicara la canción italiana desde una perspectiva lúgubre y enfermiza de la mano de tres actrices con gran potencial para la canción y para la transmutación corporal. Quizás de aquí a unos años, volvamos a escarbar en los subsuelos del arte para encontrar oro puro y destellos de genio como el que nos ofrece esta creación colectiva o, por lo menos, nos encontraremos con un menage a trois curioso y sorprendente.
Para verla online: http://vimeo.com/57839639

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s